sábado, julio 03, 2010

La aplanadora teutona, la dolorosa ausencia de Zanetti, la nociva terquedad de Del Bosque y la hombría paraguaya (día 22)

Argentina - Alemania

Alemania propinó a Argentina un severo correctivo que puede ser interpelado en términos de dominio, pero jamás de eficacia y de knowhow. Con cuatro triunfos sobre cuatro la albiceleste ilusionaba, tenía una delantera con exhuberancia de talento y un hombre en la banca como Maradona con un enorme aura triunfal; hoy no apareció ninguna de esas bazas argentinas, y no creo que haya un error flagrante para achacarle a Maradona en el partido de 4tos de final, el daño que le hizo Maradona a su selección no fue como director técnico, sino como seleccionador, ya que dejó en sus casas a Cambiasso y sobre todo a Zanetti. Ya habíamos dicho aquí antes de que de que ocurra esta debacle, que Zanetti debía ser titular indiscutible, y esta terrible omisión terminó costando demasiado caro, y es redundante pero es el segundo mundial que Argentina paga ante el mismo rival la negligencia de prescindir de Zanetti (sólo cabe recordar el gol de Klose cuatro años atrás con una jugada de centro elaborada por los furtivos Balack y Lahm ante la impávida y desorientada mirada de Coloccini, el improvisado lateral derecho de aquel entonces), ya que Nicolás Otamendi, un marcado central convertido en lateral, no pudo hacer la labor que se le asignó, y he ahí las paradojas del fútbol como menciona mi amigo Murillo, y es que se coloca un central en posición de lateral para permutar solidez defensiva a cambio de perder proyección (que Otamendi demostró con creces que no tiene ninguna) y resulta que a los 3 minutos de juego Alemania está al frente con un gol de cabeza convertido por el hombre (Müeller) que le toca marcar al suscrito “lateral” derecho. Hubiera sido Jonas, Clemente u Otamendi como fue, el daño ya estaba hecho y lamentablemente fue irreversible y definitivo.

El dominio del encuentro podría decirse que se dividió en partes iguales, pero en la misma cantidad de tiempo Argentina creo cuatro situaciones de gol sin peligro inminente y los germanos por su parte convirtieron cuatro tantos, menuda diferencia de efectivizar tu fútbol.

Una vez que se pone al frente Alemania se hace un equipo intratable ya que maneja muy bien su labor defensiva (por ejemplo Messi naufragó ante el planteamiento defensivo que opusieron ante él sin incurrir en faltas) y sale en letales contragolpes. Alemania juega en papeles un 4-2-4, que cuando ataca se convierte en un 2-4-4 y cuando defiende un habitual 4-4-2, una gran versatilidad con dos ejes de juego que son Khedira y el impresionante Schwensteiger, que hoy se comió el campo de juego, dos laterales que pasan al ataque como Lahm y Boateng, y dos extremos, Podolski y Müeller, que pasan de ser mortales atacantes, a sólidos volantes defensivos por sus puntas. La orquesta de Löw funciona a la perfección y si a eso le sumas el talento de Özil y la extraordinaria imantación para el gol que tiene Klose (quien con un gol más pasará a su compatriota Gerd Müller e igualará a Ronaldo, como el máximo artillero de la historia de los mundiales) hace a este equipo el mayor candidato a campeonar, porque además no hemos dicho nada de la estirpe y mentalidad teutona, forjada desde infantes inculcándoles ese estigma de triunfadores. Cuatro goles a Inglaterra y cuatro goles a Argentina son pergaminos y aval suficiente para un equipo que selló ante los dirigidos por Maradona una actuación memorable.

Paraguay - España

España y el talento de sus jugadores siguen remando en contra de la corriente, y el nombre de la corriente se llama en mayúsculas Vicente Del Bosque, el contumaz personaje que no cesa en defender a ultranza su doble pivote (Busquets y Alonso), alejando a Xavi de la pelota, confinando a Villa a la banda y postergando a Fabregas al banco. Del Bosque recibió un equipo hecho, conformado, maduro, explosivo, ganador y exquisito, él parece empeñado en entorpecer a como de lugar el andamiaje de esa sinfónica confeccionada por Aragonés. El equipo deambula en una improductiva e inofensiva tenencia del balón, que por lo general le pertenece a sus centrales o su dos pivotes, muy pocas veces a Xavi, Iniesta y Villa. El equipo está tan confundido que ofrece el lanzamiento del penal a Alonso debido a que Villa erró uno anteriormente, Villa es hoy el iluminado y el goleador del equipo y se le cede el tiro fatídico al jugador en menos forma de la cancha. Cosas de Del Bosque. Es tan difícil entender que si el equipo no fabrica una sola situación de gol en todo el primer tiempo algo hay que cambiar, Del Bosque seguro que no. Por suerte ya con Fabregas y Pedro en el campo, éste último como tocado por la barita que es chutó al palo después de una fantástica jugada de Iniesta, y el rebote lo recogió “el guaje” Villa, que es el elegido ibérico de éste mundial. España pasó por un pequeño filón de jerarquía individual que lo viene salvando durante toda la Copa del Mundo, ya que estrictamente hablado, España no ha ganado con convicción ni un solo partido durante el torneo. Este margen mínimo con el que gana la roja no creo que alcance para derribar a un rival de los enteros de Alemania, tendrá que ofrecer mucho más que hoy, que ayer y que anteayer, para eso ojalá la testarudez del retrógrado y obnubilado Del Bosque le permita alinear en su once titular a Fabregas y a Pedro, dejando a Alonso (o a Busquets) y a Torres sentados, eso será a favor del fútbol y sobre todo a favor de la escuadra que el tan mal optimiza.

Sobre Paraguay sólo quedan palabras de elogio después de un mundial histórico y un dignísimo papel ante un individualmente superior España. Martino y sus dirigidos hicieron un partido casi perfecto, el orden, la presión ejercida sobre el rival, el esfuerzo individual y los destellos ofensivos que dos veces casi los colocan al frente (un gol mal anulado y un penal errado) fueron los factores que hubieran posibilitado un milagro que estuvo muy, muy cerca de concretarse; no creo que el tiro penal hubiera sellado el resultado, pero si hubiera permitido a Paraguay a llegar a la instancia de penales, donde la templanza hubiera sido quien defina al ganador. Para Villar, Alcaraz, Da Silva y a todos los alborrojos que derrocharon sudor durante la Copa del Mundo, de nuevo, sólo palabras de elogios, la historia ya ha sido escrita por ellos.

3 comentarios:

Sánchez Mostolac, Alfonso dijo...

El tema del penalti lanzado por Alonso es muy debatido en el país de la piel de toro, pero ¿y si el pitado contra Honduras no lo hubiese tenido que tirar Villa? A mi, de hecho, me sorprendió que patease desde los once metros. Bueno, en realidad no tanto, se que es un killer-tocón que siempre quiere más.
Lo de Torres está también en boca de todos, pero, sinceramente, yo apostaría de salida con él: creo que los rivales se sienten más intimidados con su presencia. Seguro que los alemanes preferirían verlo con el peto en el banquillo.
Un saludo.

LoRbAdA dijo...

En cuanto a España... Torres al banquillo, Villa de delantero centro y Cesc al medio campo... eso seria un antídoto. Y tambien que Xavi tocara más pelota. Miedo me da Alemania.

Un saludo

Alvaro G. Loayza dijo...

Alfonso, creo que se puede insistir con Torres, pero el tema del doble pivote está afectando el rendimiento de España seriamente, seguro que Del Bosque se siente más seguro con dos de contención, pero el equipo ya no parece el de la Eurocopa.

Lorbada, yo estoy contigo, sobre todo con el tema de Cesc, podría hacerse un intento más con Torres, y quitar a uno de los mediocentros por Cesc, lamentablemente parece que Fabregas se ha lesionado y no podrá estar contra Alemania. Que desperdicio el de semejante jugador durante el mundial.

Saludos a ambos!!!