lunes, mayo 25, 2009

Los diez goles que más grité en mi vida



Para el Oso, por el llanto en la Curva.

“En efecto, la memoria es una realidad plural, dinámica, proteiforme. Más que una realidad dada, fijada, se trata de un magma, de un proceso. Es cierto que no se la puede considerar como una placa que registra –de forma neutra, notarial, desde lo externo- nuestras experiencias. Es reactiva, huye al control plenamente lógico. Es enigmática, en ocasiones puntualiza en la reconstrucción de los particulares hasta la crueldad, a veces de repente bloqueada, apagada, pérdida en un vacío turbio”.
Franco Ferrarotti, Las historias de vida como método.

10) Deportivo La Coruña 4 – Milán 0. Cuartos de final de la Champions League. 2004. Albert Luque: El partido de ida parecía una sentencia concluyente. El Milán había ganado 4 a 1 en su cancha al Deportivo la Coruña y los cuartos de final parecían estar definidos. Pero, ya se sabe, con ese Superdepor nada estaba nunca definido. El partido de vuelta se jugaba en Riazor y la muchedumbre que colmaba las gradas creía en la gesta heroica. A los cinco minutos, el “Rifle” Pandiani anota el primer gol para el Depor y la eliminatoria parece cada vez más cerca. Pasada la media hora del primer tiempo, Valerón empalma un genial frentazo que deja al equipo español a un gol de la gloria. Todavía hay tiempo, lo más difícil parece haberse realizado, sin embargo el Depor no recula, sigue empujando en busca del gol de la clasificación. Sale la defensa italiana con la pelota, Albert Luque roba el balón, enfrenta al arquero Dida, y clava la pelota al fondo de las mallas. 3 a 0. El Deportivo La Coruña ha realizado la hazaña. En el segundo tiempo, Fran decoraría el resultado y sellaría la enorme victoria del Superdepor por 4 a 0.

9) Vélez Sarsfield – Milán. Copa Intercontinental. 1994. Omar “El Turco” Asad: Madrugada. Algo había en ese Vélez que me seducía terriblemente. Será que desde niño siempre odié a River y a Boca, y por eso ese equipo pequeño triunfando en Argentina me emocionaba constantemente. Ganar en Argentina ya había sido un gran logro, conseguir la Copa Libertadores ya tenía tintes de hazaña, pero jugar contra el gigante italiano parecía una empresa imposible. Me levanté temprano (yo que toda la vida lo que mas he odiado es levantarme temprano), me senté frente al televisor esperando el milagro. El pícaro “Turco” Asad se adelanta a un paso defensivo hacia el arquero, corta el envío y, desde un ángulo imposible, mete al pelota en el arco. Se acabó, Vélez es campeón, Chilavert, Trotta, Asad, Flores, levantan la Copa Intercontinental. Desde Liniers, un grupo humilde levanta el trofeo delante de todo el mundo.

8) Bolívar 2 – The Strongest 2. 2008. Liga del Fútbol Boliviano. Pablo Salinas: Estamos dentro. Por primera vez, nuestra relación con el fútbol excede la pasión enorme del hincha. Con todo lo que eso implica (“nunca volverás a ser el mismo” me dijo un día el Gabo y tenía toda la razón del mundo). Sentados en “Butaca” (nunca antes había ido a ver el fútbol desde una butaca, lugar frío y separado), con los amigos del alma, sufrimos los dos goles que anota el tigre en el primer tiempo. Intentamos reaccionar pero la suerte parece estar echada, no encontramos ni el gol, ni la pelota. El tiempo pasa velozmente. Ya son cuarenta minutos del segundo tiempo y seguimos perdiendo por dos goles. A los cuarenta y uno, el rugido de la multitud festeja un penal para el Bolívar. Arnulfo Valentierra, mediocampista marcado por la calidad y el amor por la pelota, convierte el gol del descuento. Pero casi no queda tiempo. Dos minutos después, desde la derecha parte un centro caprichoso que se dirige hacia Pablo Salinas, quien se lanza y logra desviar el envío hacia las redes. Empatamos en dos minutos. El primer mosh en la historia de Butaca.

7) Deportivo La Coruña – Real Madrid. Final de la Copa del Rey. 2002. Diego Tristán: Festín para el poderoso. Centenario del Real Madrid, final de la Copa del Rey en pleno Santiago Bernabeu. Día para festejar, para mantener la hegemonía, para extender el imperio. La mesa está servida. El heroico Deportivo La Coruña (ese mágico Superdepor, marcado por la tenacidad de Mauro Silva, por la claridad de Valerón y por el olfato de Diego Tristán) destruye la celebración. Le gana 2 a 1 al Madrid, en su propio estadio y el día de su legendario festejo. Tristán, después de un pase de Valerón, la manda a guardar y el Deportivo le gana al Madrid. Algunas veces se cumple la absoluta sentencia del Quijote: “La fortuna siempre está del lado de los buenos”.


6) Liverpool – Milán. Final de la Champions League. 2005. Xavi Alonso: Sólo, echado en la cama de mi cuarto, veía con estupor como finalizaba el primer tiempo de la final de la Champions del 2005, el Milán ganaba holgadamente 3 a 0 al Liverpool inglés. Yo, que siempre voy en contra de los italianos y que iba formando esa época una simpatía por el Liverpool que a veces se ha convertido en fanatismo, puteaba en voz baja contra los milaneses. Me había escapado del trabajo en vano (el funcionariado no da espacio para el fútbol) y creía que la final estaba sellada. Se inicia el segundo tiempo y en diez minutos el Liverpool se pone 2 a 3. Pocas veces he sentido esa emoción de nuevo. Sentado al borde de la cama, observé el penal que le cometieron a Gerard. Xavi Alonso se aprestó a patearlo. Yo, un nudo de tensión y emoción buscando catarsis, me quedé mudo cuando Dida atajó el penal, para saltar después cuando Alonso recogió el rebote y la mandó al fondo de las mallas. 3 a 3, imposible, irreal. “You never walk alone”.

5) Colombia – Alemania. Copa Mundial en Italia. 1990. Freddy Rincón: Cochabamba. Habré tenido diez años. El Mundial era, con diferencia, el mejor momento de la vida. Aún sigue siendo así, aunque la intensidad no es la misma. En vacaciones, hospedado con la familia en la casa de un tío con el que nunca hablaba. Sin embargo, todos los días nos sentábamos juntos a ver el fútbol. Colombia me encantaba: el “pibe” Valderrama con su peinado estrafalario y esa capacidad para mostrar que la inteligencia es más útil que la velocidad y la fuerza física, el excéntrico Higuita que extendía su área de influencia de manera dramática, Higuarán y Estrada, delanteros veloces, fibrosos, filosos. Esa Colombia se enfrenta en el escenario mundial contra la poderosa Alemania. Necesitan del empate para pasar de ronda y dominan el partido frente al gigante. Sin embargo, inmerecidamente, Alemania se pone al frente con un gol de Littbarsky faltando solamente dos minutos para que acabe el partido. El gol es un golpe demasiado duro para los colombianos, parece que la suerte está echada, ya no hay tiempo. De pronto, Leonel Alvaréz corta la pelota, el balón le llega apenas a Valderrama, la controla y logra realizar una hermosa pared para después meter un envenenado envío que deja a Freddy Rincón sólo frente al arquero. Él lo encara y mete la pelota entre sus piernas. Rosquito perfecto, guiño a la niñez y a la infancia, que manda a los colombianos a la segunda ronda del Mundial.


4) Bolivia – Brasil. Final de la Copa América. 1997. Erwin Sánchez: La última herencia de esa alquimia del 93. Los últimos estertores de esa generación dorada y ese proyecto increíble. Jugamos la Copa América en nuestra casa y nos enfrentamos en la final a Brasil. El ambiente está condimentado por los fantasmas de Ugarte, Camacho y tantos otros. Brasil ha venido con todas sus estrellas. Sin embargo, nosotros somos los protagonistas del partido, en el Siles, el equipo boliviano es dueño y señor de la pelota. Sin embargo, no podemos meterla al arco. En un aislado ataque los brasileros se ponen 1 a 0. Las ansias se apoderan del estadio. Seguimos yendo, buscando vehementemente el gol del empate. Le queda la pelota a Sánchez, Le pega desde lejos, tiro rastrero y caprichoso que vence la resistencia, de nuevo, de Taffarel. 1 a 1. Todavía hay esperanza.

3) Bolívar – Boca Juniors. Copa Libertadores de América. 1991. Miguel Sanabria: Desde que tengo memoria, los lunes en la mañana saben al fin del mundo. Saben a tristeza, dolor, fatiga. Menos los lunes de Copa Libertadores, cuando el Bolívar juega a media semana. Desde el lunes se inician, más bien, los hermosos momentos de espera para el partido soñado. Vamos siempre a Preferencia con mi tío. Miércoles en la noche, sentados en nuestro lugar de siempre comemos sándwiches traídos desde casa, comentando sobre Boca Juniors y hablando de un delantero paraguayo recién llegado que dicen que es buenísimo, Miguel Sanabria. El Bolívar de los años noventa es una escuadra temible. Un equipo de primer nivel que puede pelearle a cualquiera en Sudamérica, más aún en el Siles. Pero Boca, es siempre Boca. Nuestro equipo hace una hermosa jugada coordinada, Sanabria se enfrenta al arquero y clava un zapatazo, puñal paraguayo, en la parte superior del arco. Fiesta total, Boca ha caído en el inexpugnable estadio de La Paz.


2) Bolivia – Brasil. Eliminatorias para la Copa Mundial en Estados Unidos. 1993. Marco Etcheverry: Algo especial, distinto, tenía esta Selección Nacional. Los partidos en la Copa América del 93, poco tiempo antes de las Eliminatorias, ya mostraban las características profundas de su juego: el orden defensivo y la creatividad en el ataque, sazonadas estas posturas colectivas con jugadores individuales en un nivel altísimo: Rimba, Cristaldo, Melgar, Etcheverry, Sánchez, Ramallo. La victoria (7 a 1) contra Venezuela en su cancha permitía soñar, pero nadie podía intuir lo que vendría más adelante. Yo estaba en preferencia, habré tenido 13 años. Lo primero que me impresionó fue el canto del himno nacional (creo que nunca lo he vuelto a escuchar así, con tanta emoción y vehemencia). Partido durísimo, contra el invicto de siempre: Brasil. No hay forma de anotar el gol hasta que, faltando poco para el final del partido, nos cobran un penal a favor. Gritos, abrazos, tensiones. Erwin “Platini” Sánchez (posiblemente le mejor jugador de la cancha) le pega al balón. Su remate rebota contra las piernas de Taffarel y un agónico silencio se apodera del estadio. Me senté en la gradería, la cabeza entre mis brazos, impotente, destruido. Sabía que el destino ineludible era el 0 a 0. El unívoco destino que se apodera siempre de estas tierras. De pronto, escucho un murmullo y me levanto. Etcheverry va forcejeando por la banda, es una jugada sin peligro pero ahora cualquier esperanza es útil, lanza un centro intrascendente y la pelota se cuela, mansita, por las piernas de Taffarel y entra al arco. Un rugido no-humano, animal, metafísico, antinatural, intenta canalizar la emoción. Entre el griterío histérico, se logra distinguir “GOL”.



1) Bolívar – Liga Deportiva Universitaria. Semifinales de la Copa Sudamericana. 2004. Ronald García: Curva Norte, 5 horas sentados en el estadio antes de que empiece el partido, jugando cacho esperamos, compleja vigilia, el partido que puede poner al Bolívar en la final de la Copa Sudamericana. Los ecuatorianos son duros, entran a jugar de igual a igual, nada de tirarse al pedo y colgarse de un arco. Nos ponemos arriba 1 a 0, pero ellos siguen atacando y complicando el partido. Están a punto de empatar a cada instante, desde lejos (la Curva Norte es un espacio inmenso hasta el arco de la Curva Sur) vemos como la pelota ronda por el área sin entrar a nuestro arco. De pronto, la pelota le queda al “Nacho” García, levanta la cabeza y clava un zapatazo al ángulo del arco (ese arco que está ahí cerquita). Ni siquiera lo vemos venir a festejar con nosotros: gritos, caídas, gradas, abrazos se funden en un movimiento que me hace terminar en el suelo, acompañado por los amigos de siempre. Después, el sufrimiento: el descuento y la posibilidad cada vez más latente del empate. Sin embargo, al fin llega el pitazo final. El resto son lágrimas.

9 comentarios:

Jorge Elias Helguero Zaiduni dijo...

Marito
Antes de entrar en tu tema quiero aportar con unas cuantas cositas
1.No te metas con las Milanesas mmmm
2.Ese gordo de Ronaldo ha hecho maravillas en esa Copa América
3.Realmente la vida ha hecho un cambio drástico con los chicos de la Curva a Butaca, la Loca de la Escalera con plata, Carajo!!! PARECE NO??
4.Cuellar es un hijo de puta porque nos hizo un switch con los bosteros
5.Tengo que jactarme de haber sido uno de los privilegiados en haber gritado el gol de Etcheverry contra Brasil el 93 desde la misma línea de gol de la norte, pegadito a General, unas 30 milesimas de segundo antes que todos que compartíamos el Siles de puro cemento.
Entrando en el tema:
Me encanta tu remembranza de los goles más bonitos que has visto en tu vida, pero las lágrimas nos salían no solo por las glorias, sino, más que todo, por la impotencia que sentíamos cuando venían equipos MACHOS y nos sentaban la mano (rompían el orto, nos la metían doblada), sin la excusa de nuestra arma secreta (-O). Equipos como Atlético Paranaense escuadra brasilera al que por primera vez un equipo boliviano - EL PAPÁ BOLIVAR - le gano por 2 a 0 en su tierra y en La Paz nos enchufaron 5 goles, antes que el PAPÁ reaccione y meta cinco goles de puro llanto para mi persona y algunos “chabacanos amigos nuestros”
También me acuerdo de otros llantos como cuando nos gano el América de México en La Paz el 2000. Iluso Yo, que pensaba que el 2-0 en la tierra de los NACHOS y otras modernas enfermedades , era remontable, nos enchufaron 2 goles en el SILES y a Grito de “Ganamos - Perdemos BOLIVAR TE QUEREMOS!!!!!!!!!!!!!” metimos 1 gol!! del disque honor. Creo que fue uno de los moqueos mas sentimentales de toda mi historia futbolística.
Gracias por la DEDICACIÓN – EXTRAÑO MUCHO EL FUTBOL CON USTEDES
VIVA BOLIVAR AURICULOS DE MIERDA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
DE OSO

Anónimo dijo...

tenias q ser del bolivar para festejar goles de clubes de otros países adoptándolos como tuyos.... triste

(Diego Loayza) Oneiros dijo...

Tenías que ser auricuchi para ser anónimo.

Mario Murillo Aliaga dijo...

Oso:

Recién me hiciste dar cuenta de que muchos goles que amo son contra el Milán (me emputan los italianos y el Milán en extremo, así que debe ser por eso que disfruto tanto cuando se los cogen). La verdad, las veces que el fútbol me ha sacado lágrimas ha sido siempre por emoción y gestas heroicas del Bolívar o la selección. La superioridad del rival, cuando nos la meten doblada o nos desclasifican de algo importante, me provoca una depresión que no puede expresarse en lágrimas. Es un callejón oscuro que dura varios días y que no tiene ningún instrumento de canalización mas que el tiempo.

Acá también se te extraña en los partidos (se te extraña tanto siempre). Pronto estaremos de nuevo parados en la Curva, como antes. Besos.

Anónimo:

Tengo tantas ganas de discutir, pelear con palabras y hacerte mierda. Pero ¿por dónde?. Frente a un comentario que intenta ser ofensivo pero es tan simple y pelotudo, es bastante díficil.
A ver. Veámos. 1) Es evidente que es un fenómeno interesante (alienación dirían los "marxistas" de panfleto) el hecho de que personas se afilien como hinchas a equipos ajenos, lejanos, extraños. Un ejemplo son los jailoncitos que van con la polera de Boca cuando Argentina juega contra Bolivia. Creo que hacia allá va tu crítica. Sin embargo, evidentemente tienes problemas bastante complejos para comprender un texto (tal vez no es tu culpa, deben ser problemas de la infancia, insalvables lastimosamente: falta de carne, caída del catre, abuso por parte de los compañeros, llanto en la primera vez que fuiste al estadio. Hipótesis). Yo no habló de los goles como una expresión de mi adscripción a un equipo. En ningún momento los adoptó como míos. Eso sólo se me puede atribuir por boludez o mala leche (por las razones planteadas más arriba, me parece que tu actitud es por la primera razón). Yo habló de los goles que me han hecho emocionar por el amor que le tengo al fútbol (más allá de los equipos). No creo que quiera ser colombiano porque grité hasta la afonía el gol del colombiano Rincón en el mundial del 90. 2)En lo que yo me concentró es en la emoción que implica el fútbol para mí. Más allá de burdas afiliaciones nacionales y clubísticas. De ahí que tratar de implicar en el debate el hecho de ser bolivarista o boliviano, es absurdo. Intuyo que tu tendrás tus goles favoritos y que serán, seguro, sólo goles de la selección nacional y, con suerte, algún gol del tiger. Da pena, eso si es triste. que toda tu posibilidad de emoción esté filtrada por una idea tan anácronica, conservadora y dominante como la NACIÓN (cuidadito te gusten Los Simpsons o Borges, porque te cuento que son de otros países). 3)Siempre he pensado que las personas que intentan lanzar piedras desde el anonimato son unos pusilánimes. Evidentemente, tu caso confirma claramente mi intuición. 4)Me da lástima (de verdad lo digo, no como ofensa) que se trate de leer este texto desde el enfrentamiento básico Bolívar - Tiger. Es una reducción tan burda que aterra. El rencor ciega (y evidentemente impulsa a escribir boludeces). Ese es un problema tuyo. Yo mientras tanto, igual gritaré un gol que me emocione profundamente sin tener que pensar si es boliviano o bolivarista. Tú, espera sentado y desde tus reflexiones chauvinistas, racionales y nacionalistas, algún gol que valga la pena gritar porque es de ESTE país y de TU equipo. Te leo y pienso en Constanza: "Sick is the only way to go" (nótese el uso de un idioma que NO es de este país, "adoptándolo" como mío).

Mariofrichi.

Rocko dijo...

Es siempre grato pasar por estas paginas y encontrar algo familiar.

Un gol recordado, gritado y vivido. 1997. fue en un clasico, aun cuando las fidelidades al equipo, los colores y la camiseta eran respetabas por los jugadores que pasaban a ser hinchas del club, aunque estaban en sus etapas finales. El pase del año habia sido la llegada del Chocolatin Castillo, símbolo aurinegro, al Bolivar, eterno rival. Fueron tiempos duros, la hinchada felina no podia entender como el símbolo de decadas, el historico, y el ahora odiado Ramiro Castillo, en una jugada inentendible habia pasado la acera y por supuesto no se lo perdonaban. Llego el clasico, en el onceno celeste figuraba Ramiro Castillo, lloren tigres, su símbolo era tan humano que ansiaba la gloria de jugar en el Bolivar…


Bolívar 2 – The Strongest 1. Liga del Fútbol Boliviano. 1997. Ramiro “chocolatin” Castillo: Clasico empatado, segundo tiempo, Bolivar al ataque, centro desde la izquierda que cruza el campo; al final del arcoiris, el Chocolatin empieza su vuelo memorable, se separa de la tierra y en contradicción con Newton se mantiene unos segundos en el aire y crea magia, hace una espectacular tijera y clava un gol magnifico que termina en un interminable grito de gol de la hinchada Bolivarista (y de otros que les gusta la alquimia) y en el silencio mas celebrado que nunca, de mi parte, de la curva sur.

No recuerdo si el Chocolatin celebro el gol, debio hacerlo. El mejor gol de su carrera lo hizo en el Bolivar, ¿como explicaria eso a sus hijos? ¿Cómo lo explicara el historiador aurinegro? Eres grande Chocolatin, eres un mago, eres un idolo, eres Bolivarista…


Mario: Celebro tu articulo, me traen a la memoria incontables goles vividos y partidos que pasan a ser parte de la vida propia. Los recuerdos son tan familiares que supongo son esos lazos que se crean al tener a un mismo equipo como pasion. El gol del “nacho” es algo propio, los abrazos con los amigos pero que tambien eran bien acogidos con los desconocidos en medio de lagrimas y una sensación increíble que no se siente siempre. Era el Bolivar quien pasaba a una final, el equipo de tu vida hacia lo imposible para el colectivo Boliviano. Es cierto, el resto son lagrimas.

Jorge: Que increíble, el Bolivar nos regalo mucho llanto, de alegria y de tristeza. Una lagrima de impotencia, cuando Marcelo Ortube anulaba un gol en Santa Cruz, no recuerdo el año… el gol nos daba un nuevo titulo. Que bronca.

Bolivar vs. Atlético Paranaense: fue una hazaña epica, de otro mundo. Para otra historia. Con el America sufrimos y lloramos sangre, pero el espiritu renacia, Bolivar jugaba bien pero no encontraba el gol, America se planto muy bien y nos mato a contragolpes. El segundo tiempo mas que el partido, me recuerda la hinchada, que homenaje apoteosico a una columna del futbol. La hinchada trabajo ese gol, la hinchada marco la jugada y la hinchada la recogio del arco para volver a interntar una remontada. Pero no se pudo, pero el recuerdo y la sensación queda. Ese gol lo marco la hinchada. Da gusto perder asi, salimos contentos y con lagrimas, era un gol del descuento celebrado como un gol de campeonato. Un recuerdo alterno, los tigres, en la misma copa creo, perdiendo en el Siles, contra Nacional, creo… la hinchada empezo a gritar BOLIVAR, BOLIVAR…!!! Lagrimas.

Al anonimo: Ahí esta la ultra sur en las finales de la sudamericana (Bolivar-Boca Juniors) vestidos de Bosteros y con acento argento. Una imagen para la historia. No entiendo como no se puedan celebrar goles ajenos, como no disfrutar obras maestras ajenas. No leamos a Borges, no leamos a Benedetti, ni a Kafka. No escucvhemos Beatles, nirvana, ni a Bobo Dylan.

Jorge Elias Helguero Zaiduni dijo...

Mario: Es verdad que a veces uno grita los goles como si fueran propios, cuando el que los recibe es un equipo al que odias.

Rocko: tienes toda la razón por el poder del aliento de la hinchada en esos partidos. Yo creo es una fuerza que solo los equipos GRANDES y con HISTORIA tienen.

Anónimo: Porque no te vas a la Mierda y das la cara, o es que te el hecho que eres un AURICULO ES TU VERGÚENZA.

Anónimo dijo...

Hola.
Antes de nada, perdona que te escriba esto como un comentario, pero es que no vi tu email en el tu blog
Soy el webmaster de publizida.es

Publizida BLOG'S es un ranking / directorio de clasificación de blogs en español, creado con el único propósito de dar a conocer los mejores blog's

Registrando su blog en Publizida BLOG'S accederás al servicio de estadísticas gratuitas y podrás participar en el TOP.RANKING
También puedes acceder a la valoración que los usuarios hacen de su página.

Y lo mas importante...
darte a conocer y aumentar el numero de visitantes a tu BLOG de manera totalmente gratuita.


Si te interesa puedes darte de alta

ALTA DIRECTORIO DE BLOGS


o visitanos en ......

DIRECTORIO DE BLOGS

HTTP://PUBLIZIDA.ES


Muchas Gracias por tu tiempo... y disculpa si no fue la mejor manera de darme a conocer.

Un saludo.

DAVID T.
Webmaster de Publizida.es

Anónimo dijo...

Buen trabajo, ratifica los anos perdidos en tu vida universitaria. Deberias ir a buscar chamba con el dr. arevalo, esta es la objetividad que busca "deporte total".
Tu texto sirve de referente de la falta de seriedad, ideas, conocimiento que tienes.
Encerrate en tu cuarto, segui drogandote con tus amiguitos y reflexiona antes de querer justificar tu posicion contaminando estos espacios.

Cubiteleros dijo...

Tomando las palabras de uno de los comentarios, la verdadera contaminación de estos espacios no proviene de la polémica, de la discusión acalorada, de la adscripción a una postura, de la divergencia de opiniones, de cualquier acto de debate enriquecedor o cualquier enfrentamiento dialéctico, todo lo anterior es deseado y promovido por "el lar" y sus colaboradores. Lo que si contamina y denigra éste espacio, es el insulto arrebatado y sobre todo la difamación infundada amparada bajo el manto del anonimato. Esto último denigra y no enriquece.