viernes, marzo 19, 2010

Johnnie To, Hong Kong, violencia y "Vengeance": una elegía

Dícese que la industria cinematográfica que se aloja en Hong Kong, después del Bollywood hindú, es la fábrica más prolífica de celuloide en la tierra. Para que tal despliegue de nuevas cintas tenga sustento se aglutina en la ex colonia británica una voraz audiencia amante de los géneros cinematográficos típicos de la región, como ser los wuxia o cine de espadachines, las artes marciales, comedias ligeras, los heroic bloodshed, el cine de gangsters o thrillers de acción, etc. Tanto ha sido el efecto creado por los géneros anteriormente citados, que Hong Kong ha pasado de ser un cine endógeno y autárquico para exportar y prestar desde hace ya años atrás su cine y sus géneros a occidente; desde “Enter the Dragon” del mitiquísimo Bruce Lee, pasando por el rotundo éxito del director John Woo, su actor fetiche Chow Yun-Fat y los espectaculares acróbatas Jackie Chan y Jet Li, sin olvidar los éxitos festivaleros y críticos de Wong Kar-Wai, además de películas wuxia tan taquilleras como “Tigre y Dragón” y “Hero” de Ang Lee y Zhang Yimou respectivamente (aunque ambos directores son de la China continental), llegando a Stephen Chow con su “Shaolin soccer” o su “Kung Fu-Hustle”, sin olvidarnos que Martin Scorsese ganó su primer Oscar gracias a “The Departed” (Infiltrados) que es casi una mera copia de “Infernal Affairs” de Andrew Lau, mostrando con esto solo algunos retazos de la brutal influencia del cine hongkonés en occidente. Dentro de ésta vorágine fílmica uno de los cineastas que ha emergido hace un tiempo, pero que no hace más de un lustro que ha hecho impacto en occidente con su prolífico cine es el versátil Johnnie To que conjuga lo comercial con lo intimista para crear un cine apto a su paladar.

Johnnie To surge como una figura importante en el círculo de grandes festivales gracias a “Election” de 2005 que versa sobre el mundo de las triadas de la mafia hongkonesa, que tuvo una buena recepción crítica. El pasado mayo To ya estaba presentando su última obra en la Sección Oficial de Cannes, el título de la misma es “Vengeance” (Venganza) interpretada por el actor francés Johnny Hallyday, encarnando una suerte de matón reconvertido en chef, que por porte y rostro nos evoca una amalgama entre Harvey Keitel con la elegancia de los gangsters de Jean Pierre Melville, más al tipo “Le samoraï” (El silencio de un hombre). Es Hallyday quien va a Macao en pos de vengar a su hija (única y milagrosa sobreviviente), yerno y nietos, que han sido brutalmente baleados sin motivo aparente. Para eso Hallyday emprende una cruzada de justa venganza, elemento crucial entre los códigos de los delincuentes, en la que deberá adentrarse en el mundo criminal de Macao y Hong Kong, además de luchar contra su paulatina pérdida de memoria debido a una bala que se aloja en su cabeza desde los años que ejercía de sicario.

Johnnie To a pesar de realizar películas de diferentes géneros, es un amante del cine negro, de retratar a la mafia de las triadas, vendetas y los códigos éticos que se esconden detrás del violento y brutal comportamiento de los miembros de dichos grupos, “Vengeance” se enmarca dentro de este tipo de propuestas. El cine de To ha sido contrastado con el de su reputado paisano John Woo; éste último es uno de los directores que impulsó el éxito del género heroic bloodshed que podría ser traducido como “derramamiento de sangre heroico”, donde los héroes o fugitivos amparados en un férreo código de conducta se ven envueltos en una orgía coreografiada de tiroteos, donde la cámara lenta, la iluminación y la musicalización son factores esenciales para resaltar la destreza, heroísmo y brutalidad a través de la sangrienta puesta en escena. “The killer” o “Hard boliled” son dos ejemplos paradigmáticos del heroic bloodshed dentro de la filmografía hongkonesa de Woo. Acusado de glamorizar la violencia, a Woo se lo sitúa en el otro extremo de To, quien es más seco en su representación de la misma, aunque yo no me atrevería a oponerlos sino a situarlos en una misma vereda donde la violencia estilizada, aunque de manera diferente, se convierte en una parte sustancial de su propuesta formal.

El vengador Hallyday llamado en el filme Costello, para conseguir su objetivo contrata a cambio de todas sus posesiones a un triada de gangsters a sueldo, con los cuales crea rápidamente un inviolable vínculo de amistad y complicidad, y con su ayuda se embarca a la caza de los despiadados acribilladores. Durante la peripecia se darán varios secuencias de violencia las cuales producen los momentos más impresionantes y memorables de “Vengeance”, donde como ya decíamos, se estiliza la violencia, con un fondo musical brillante, y con recursos de visuales sublimes como la mezcla de la lluvia, los neones y los paraguas para hilvanar una escena extraordinaria, eleágica. Pero en vez de evocarnos el estilo de John Woo, no remite a la guisa más cruda, salvaje y poética del maestro Sam Peckinpah, donde el honor y el compromiso va casado a la sorna por la vida, a un desprendimiento por lo corporal que convierte a la violencia en un hecho etéreo, trascendental de contenido espiritual, moral e incorpóreo.

Si a todo esto le sumamos un casting de rostros indelebles, permanentes y no exagerados guiños de humor, un excelente trato de los matices de la amistad y la lealtad, opacando con creces las serias falencias de guión, el conjunto no solo funciona, sino que emociona, porque en las entrañas de “Vengeance”, lo que Johnnie To nos está desvelando son esos componentes cinematográficamente formales y epidérmicamente humanos que hacen que una mera película devenga en un peliculón.


7 comentarios:

Hospital Obrero dijo...

A no olvidar: el memorable entrenamiento de Beatrix Kido en la mejor secuencia de la (no tan) logradísima Kill Bill 2.

Saluds

Ivan R. Saldias dijo...

3 cosas sobre tu articulo:

el cine los de la 5ª generacion (Lee y Yimou) no tiene NADA que ver con el cine de Hong Kong:
no es ni la misma lengua ni el mismo estilo y ni siquiera juegan en la misma liga (en la china continental hay censura!)

Wai-keung Lau & Alan Mak son los directores de 'Infernal Affairs', que estaba protagonizada por Andy Lau (si es que ese Andrew Lau que se te ha escapado se referia a él, que sepas que Andrew no es Andy).

Y el cine de To (del cual soy un gran admirador) es tan feroz y despiadado como el cine de John Woo porque To es alumno del propio Woo (To fue director de 2ª unidad y ayudante de dirección en algunos films de Woo de finales de los 80), muestra de ello la obtienes en films crudos como 'Breaking News'.
De hecho dices que To bebe de Pekinpah y como sabrás, a Pekinpah siempre se le culpó de exaltar la violencia; por ello no se entiende que asegures que Woo y To son antagónicos.

Estos comentarios no son una crítica, son simples matizaciones a lo que afirmas en tu artículo, asi que no lo tomes a mal.

att
Ivan R. Saldias
www.underdogs.es

Alvaro G. Loayza dijo...

H. Obrero, en Kill Bill y en la secuencia que mencionas se hace una tributo a una de las estrellas del cine hongkonés de antaño, Chia Hui Lui que hace del viejo Pai Mei. Saludos!!!

Ivan, estoy consciente que Lee y Yimou son chinos y lo pongo en el artículo, debí matizar el hecho, aunque la alusión quería remitir al éxito del wuxia, de gran influencia hongkonesa.

No hay confusión cuando pongo Andrew Lau, sé que Andy Lau es el interprete, Andrew Lau es Andrew Wai-keung Lau, que como bien dices es el director, lo único que hay omisión, ya que no mencioné a Alan Mak.

Quizás malinterpretaste el texto ya que en ningún momento hago una aseveración sobre el antagonismo entre To y Woo, sino a la inversa, los posiciono en la misma vereda. Y efectivamente han sido contrastados como en el artículo de Domingo López en CineAsia que titula "John Woo vs. Johnnie To", cuestión a la que se hace alusión en el artículo, así que al vincular a To con Peckinpah, obviamente estaría relacionándolo con Woo, aunque creo que To tiene una armonía en sus secuencias mucho más similar a la de Peckinpah, que por ejemplo Woo. Todos ellos exaltadores de la violencia.

Ivan, gracias por tu comentario y tus apreciaciones, que veo que están bastante en sintonía con el artículo. Estaré visitando tu página. Saludos desde La Paz.

Ivan R. Saldias dijo...

Me encanta que mi comentario te permitiera matizar mejor tu artículo (que por otro lado, no te lo dije, me pareció excelente).
Desconocía que Wai-keung Lau se pusiera Andrew como nombre occidental, gracias por rectificarme jeje

Y es que con 'Infernal Affairs' tocaste fibra... para mi es uno de los mejores films noir de la historia (y digo noir para poder meterlo en el saco junto con 'The Godfather' o 'The Big Sleep'), y creo que lo que hizo Scorsese es de juzgado de guardia...

Finalmente, discrepo en lo de que son 'exaltadores de la violencia', para mi usan la violencia como recurso, como forma de llamar la atención sobre contenidos y temas menos populares.
Para mi exaltadores de la violencia son Buckenheimer, Emmerich... gente que hace cine vacío y sin gracia usando escenas ultraviolentas solamente para vender palomitas y refrescos.
Pero es una opinión.


Un abrazo desde Barcelona
Ivan R. Saldias
www.underdogs.es

Alvaro G. Loayza dijo...

Ivan, gracias por tus palabras, espero que estés visitando este espacio con frecuencia, como yo lo haré por el tuyo. Un abrazo!!!

Iván Villavicencio dijo...

Tal como lo dices en tu buen articulo, Johnnie To de una explotada idea de lucha de gangsters, balazos y acción nos regala tremendas cintas estéticamente poderosas y dramáticamente sólidas... es un gran director, no he visto Vengeance, la buscare...!!!

Alvaro G. Loayza dijo...

Iván, encuéntrala, vale mucho la pena. Me gustó más que "Election" por ejemplo. Un abrazo desde La Paz!!!