martes, octubre 31, 2006

Amputechture: Nuevo golazo de The Mars Volta


Sí, ya está a la disposición un nuevo álbum para que todos los curiosos y osados oídos que quieran saber en qué están los heroicos guerreros del rock Omar Rodríguez-Lopez y Cedric Bixler-Zavala, fundadores de la gran agrupación The Mars Volta, puedan satisfacerse hasta el empacho. Ya desde el a la vez opiáceo y anfetamínico "De-loused in the comatorium" (2003) estos músicos mostraron que no tenían nada que envidiarle a las grandes bandas de vanguardia en boga de los Estados Unidos y Europa como ser Tool, Nine Inch Nails o Radiohead. Si el primer álbum ya era una alquímica conjugación de nuevo y antiguo, de retro y vanguardista, el segundo LP no fue sino un adentramiento más profundo y radical en esta búsqueda del progreso a través de la re-lectura del pasado. Se trata del laberíntico "Frances the mute" (2005), un manifiesto a la vez santanista y satanista de una complejidad estructural pinkfloydiana y una sobredosis de energía capaz de hacer rockear a los más exigentes fans del speed metal o cosas más duras. Además de este aspecto formal se apunta la aparición de líricos en español que refieren a mitos de terror populares con aura de brujería y pesadilla afiebrada en una tormenta tropical.

Septiembre 2006 fue testigo de la presentación de "Amputechture", nuevo opus, nueva complejidad, nueva arquitectura musical pero siempre dentro de esa concepción que la creación es también investigación, experimentación. Con ocho miembros oficiales en la banda – al grupo de base se le ha añadido un encargado de vientos, un percusionista y “manipulador de sonidos” – The Mars Volta ha consolidado un estilo que trasciende todo sub-género y llega a calar en la veta de la sustancia arquetípica de lo que se conoce como Rock y punto. Se trata de ocho canciones (que duran un promedio de ocho minutos); volvemos a entrar en un universo complejo lleno de peligrosos y viscerales vaivenes emocionales. Himnos como Viscera eyes o Day of the Baphomets (donde la voz y la percusión, como en un transe ritual, literalmente se poseen por algún genio del más allá) nos sumergen en profundos estados físicos y mentales que hacen imaginar a las nuevas generaciones como habrá sido para los neófitos del sesenta y nueve escuchar por primera vez "Interestelar overdrive" de Pink Floyd. The Mars Volta sorprende, patea el culo; nos lleva al pasado y al futuro en una descarga de energía equivalente a una estampida de búfalos enfurecidos, dementes e inclementes. No es extraño que en vivo esta banda chicana tenga la fama de darse integra hasta contagiar de energía brutal al más incrédulo, sobre todo el cantante Cedric que no cesa de dar volteretas y corretear sobre el escenario además, obviamente, de llevar al extremo las posibilidades de su voz.

Recomendación total, absoluta. Este disco debe escucharse si se ama el Rock con mayúscula, en un tiempo de tanta crisis creativa a este nivel, estos latinos tienen algo de salvadores, siempre les vamos a estar agradecidos.

Escuchar: "Day of the Baphomets" de Mars Volta, Amputechture

3 comentarios:

Chucho de la Santísima Trinidad Ruíz y Caniche dijo...

Asilos Magdalena es una joyita latineja

Anónimo dijo...

porque el infierno es la unica verdad... el ojo oscuro me mantine.. me incita


los mitologías

Alvaro G. Loayza dijo...

Aguante Chuco!!!!!!!!! El 3x te Aguanta Pesado