lunes, octubre 23, 2006

Almodóvar: Volver... y a lo Grande





“Funny how secrets travel…”
David Bowie, Deranged, Banda Sonora de Lost Highway


Si tu madre es tu hermana ¿Tu abuela será tu madre? Ese tipo de problema enrevesado, cargado de cierto aura escandaloso y melodramático, sumamente improbable en nuestras cómodas vidas de consumidores hipnotizados de la “masa media”, es un hecho muy probable en el universo del gran Pedro Almodóvar. Sí, es un universo lírico y destructor, rosa y negro, hilarante y trágico: el cine de Almodóvar tiene esa propiedad sintética del universo femenino que, en vez de buscar con claridad donde están los límites de las emociones y de la ética, se empeña en mostrarnos el duro camino que une los conceptos y pasiones en apariencia más opuestos e inconciliables. Ese camino es el que impregna todo el colorido universo kitch de Almodóvar de una “solemne tristeza”, caro concepto a Bernarndo Soares: tristeza de todo ser humano, tristeza de ser hijo o madre, tristeza implícita de estar envuelto en lazos emocionales fuertes, como todo ser humano.

Amanda Gris, la misteriosa autora de novela rosa, interpretada por Marisa Paredes en "La flor de mi secreto" (1995) ya vaticinaba una historia donde una madre sentía que debía asumir el crimen que su hija había perpetrado contra su padre en defensa contra un arranque pederasta. ¿A caso no es comprensible que una madre prefiera la ignominia de la prisión que ver a su hija con la vida arruinada? Este año Almodóvar cae con una gran película, reconciliándose así con el gran cine al que nos había acostumbrado con "Todo sobre mi madre" (1999) y "Hable con ella" (2002): se trata de "Volver", una historia conmovedora y matemáticamente hilada que combina géneros con gran pericia y una serie de interpretaciones deslumbrantes (sí, hasta Penélope Cruz), además de estar acompañada de un lirismo de imagen y sonido hipnotizantes. Volver, el título de este opus cinematográfico, concentra muchos sentidos: sí, la trama va de volver, pero también es el volver de Carmen Maura de la mano de Pedro y es también volver para Pedro en tanto que autor ya que el cineasta manchego nos había decepcionado rotundamente con "La mala educación" (2004), película que prometía mucho, un tema muy interesante – la religión en España franquista – tratado por una mente muy interesante e interpretado por grandes actores. El resultado es una historia pasada de giros narrativos que, en lugar de potenciar a sus personajes, los deja más vacíos que al principio.

"Volver" nos muestra, con sutileza, como las relaciones familiares son tan complejas y tan plagadas de fantasmas que la muerte no es suficiente en absoluto para mitigar esta energía emocional que está implicada. La familia está tejida por secretos que vuelan con el viento, esperando a ser revelados ¿O quizás no? Volver es, también, una visión poética y profunda del universo femenino, de esa compleja relación de madre a hija, de generación en generación. Es asombroso como el genio de Almodóvar se encarga de eliminar casi absolutamente todo rasgo de masculinidad en la savia simbólica del filme. El único hombre que participa lo hace de manera torpe y su acción sirve casi de pretexto para desenmarañar un misterio aun más complejo que incluso mezcla el género de fantasmas de una manera más ingeniosa incluso que Amenábar en "Los Otros" (2001). Es siempre grato que uno de los grandes autores de la época se caiga con una obra tan sutilmente creada que no haga sino confirmar el lugar de este autor en el pedestal de los grandes: en este pedestal le corresponde un lugar a Pedro Almodóvar, sin duda.

1 comentarios:

sergioasturizaga dijo...

Ayer justamente fui a ver al cine la película, realmente quede asombrado con la misma, Penélope Cruz esta demasiado escenificada además de lo linda que es, fui por la canción volver de Estrella Morente, al ver cantar a la artista ya había logrado en mi lo esperado a la persona que me acompaño comente -ahora si que esta película logro ser una de mis preferidas.
Gracias por el interés de mi blog.