viernes, noviembre 27, 2009

Las cadencias del último filme de Jim Jarmusch

“Los límites del control” (Limits of Control) versa sobre una suerte de sicario (Isaach De Bankolé) casi mudo obsesionado por poner en paralelo dos tazas de expreso, que a través de una búsqueda sucesiva mediante mensajes en cajas de fósforos cumple una misión entre enigmática y disparatada, conociendo en su camina una pléyade de personajes que le sueltan diversas peroratas que oscilan entre el cine, la bohemia y las moléculas.

Todo esto es solo un entramado para que el siempre circunspecto Jim Jarmusch nos entregue otra de esas minijoyas de orfebrería que se ha acostumbrado a fabricar a través de los años, una piecita pequeña y exquisita, donde lo visual empatado con los silencios crea sensaciones tan sutiles como placenteras que nos recuerdan porque nos gustan tanto películas como “Dead Man”, “Ghost Dog” o “Pemanent Vacation”.
Jarmusch da rienda suelta a su instinto y a su inspiración, a sus intuiciones artísticas ya sean para elegir un plano junto a Chris Doyle, escribirle sobre la marcha las líneas a Tilda Swinton o para optar por una u otra pintura del museo Reina Sofía para que sean parte del intrincado desarrollo de los hechos; ya que “Los límites del control” no gozan de ataduras, ni espaciales, ni temporales, ni temáticas, la película discurre con soltura tomándose los respiros que considera necesarios, optando por las arbitrariedades que le plazcan al realizador o a alguno de los personajes, y todo funciona de una forma sutil casi somnolienta, y engrana justamente por la libertad y la falta de limitaciones que Jarmusch se impone, que a su vez deben ser muchas.

Finalmente el filme se entiende como una oda a la imaginación, a la libertad e inspiración creativa, al arte como catarsis y fuga de un mundo opresivo y controlado, y como un autotributo involuntario, y nada petulante, a la cadencia y sutileza que sólo él tiene para hacer cine.

6 comentarios:

LoRbAdA dijo...

Tendré que verla, tiene buena pinta. Curiosamente paret de ella está grabada en mi ciudad. Aún recuerdo el cruzarme con algún actor, entre ellos Bill Murray o como se pegaban las juergas jarmusch y Murray en varios garitos de Sevilla.

Un saludo.

Alvaro G. Loayza dijo...

Lorbada, tienes que verla y dwberías haberte acoplado a cualquiera de esas juergas, seguro que te la pasabas bomba con Bill, Jim y cia. Un abrazo!!!

zombre dijo...

No la vi que pena, pq no la daran en otro cine. Ahora mi incitas a verlo

Saludos Alvaro

(Diego Loayza) Oneiros dijo...

La cadencia jarmuschiana llega a su apogeo en Stranger than paradise.

Saluds

Alvaro G. Loayza dijo...

Zombre, ya saldrá en DVD no es lo mismo, pero no es poco, la disfrutarás mucho, igual.

Oneiros, la cadencia Jarmusch por suerte sigue, se arrima, perudura ...

Un abrazo para ambos!!!

(Diego Loayza) Oneiros dijo...

Que momento del cine. Es dificil encontrar películas de esta década que emocionen tanto como "The Limits of control" que yo creo que se refiere a la resistencia del personaje respecto al culo de Paz de la Huerta, culo que se podría calificar como la invitación al descontrol. La poesía visual-musical es hipnótica hasta, con otras armas, no tener nada que envidiarle a Kar Wai.
Me imagino que los madrileños deberían estar más orgullosos de la visión de Jarmusch de su ciudad que los catalanes con la de Woody Allen. El espíritu de Madrid está capturado en cada plano con una mirada hermosa y hasta mística (es Jarmusch). La trama, como no podría ser de otra manera aunque se trate de un film de espías, no importa y jamás es revelada al espectador debido a que el personaje se come los papelitos que además vienen poblados de códigos ininteligibles.

A MI JUICIO LA MEJOR DE JARMUSCH A COLOR.