miércoles, julio 08, 2009

Pedro, Juanito y Simón: Los héroes de la epopeya de la Salsa

epopeya.

(Del gr. ἐποποιΐα).

1. f. Poema narrativo extenso, de elevado estilo, acción grande y pública, personajes heroicos o de suma importancia, y en el cual interviene lo sobrenatural o maravilloso.

2. f. Conjunto de poemas que forman la tradición épica de un pueblo.

3. f. Conjunto de hechos gloriosos dignos de ser cantados de manera épica, o sea con las cualidades propias de la poesía heroica.

¿Qué tienen en común? Un sujeto a caballo entre el chuloputas y el sicario, de afilado cuchillo y largo gabán, que deambula por la noche, el barrio y las calles de Nueva York, rodeado de fulanas y perendecas, iluminando con álabes auríferos su caminar, un guaperas de calidad, de patronímico Navaja, de onomástico Pedro; el primo de un policía, rufián y atracador, asiduo al facón y al pistolón, amigo de lo ajeno y de la orgía, enemigo del laburo y de lo honrado, celebridad entre las fieras del barrio y de la jungla de cemento, conocido en el bajo mundo como Juanito Alimaña, malicia pura; y un individuo orgullo de papá Andrés, educado como en tropel, a chicotazos y con severidad, mas de costumbres no tan como los demás, una hembrota afecta a la “falda, lápiz labial y un carterón”, Simón su nombre, travesti el tipo, el gran varón.

Todos ellos son héroes de la epopeya de la salsa, aquella que emergió entre los sesentas y los setentas sembrada por la experiencia y el ritmo nuyorikan entre las calles y avenidas de Bronx, Queens y Manhattan, con sus padrinos y cantores Willie Colón, Héctor LaVoe y Rubén Blades (Navajas), quienes cual poetas homéricos del nuevo mundo cantaron e inventaron la salsa moderna, canciones largas, con la magia y la bruma de lo urbano, narrando en la historia de ángeles caídos la neotradición del latino emigrado, envuelto en un aura trágica y calida, y en un entorno de lluvia con nieve pero paradójicamente de espíritu tropical.

Ícaro, Sísifo y Prometeo suplantados a ritmo salsero por facinerosos, hampones y travelos como Pedro, Juanito y Simón, el Mediterráneo permutado por el cemento del Nueva York boricua, los versos de la épica helénica cambiados por las coplas de una extensa canción; en resumen Blades, Colón y LaVoe nos cantan la epopeya de un nuevo pueblo, entre rascacielos y gélidos inviernos, narrando magistralmente vidas marginales pero amplificadas, de epítomes y cuchilladas, de rimas tropicales muy bien bailadas.

“Por la esquina del viejo barrio lo vi pasar

con el tumbao que tienen los guapos al caminar;

las manos siempre en los bolsillos de su gabán

pa' que no sepan en cual de ellas lleva el puñal.”

Pedro Navaja, Rubén Blades


“En su mundo mujeres, fumada, y caña

atracando vive Juanito Alimaña”

Juanito Alimaña, Héctor LaVoe

“En la sala de un hospital a las 9 y 43 nació Simón

es el verano del 56 el orgullo de Don Andrés por ser varón

fue criado como los demás

con mano dura con severidad nunca opinó

cuando crezcas vas a estudiar la misma vaina que tu papá,

óyelo bien tendrás que ser un gran varón.”

El Gran Varón, Willie Colón


7 comentarios:

zombre dijo...

Vaya bailar pedro navajas es la neta ni mas ni menos.

Saludos

IINNUENDO dijo...

Creo que acá nos estamos olvidando de dos personajes muy importantes en el ritmo salsero de suburbio New Yorkican o talves de una familia muy middle class “ Maria teresa y Danilo” nos cuentan una de muchas historias que indiscutiblemente siguen pasando hoy en día en el cotidiano vivir Latino de corazón fogoso y sabanas livianas , son ellos dos personajes que tiene dinero a montón…
donde el hermano mayor se quiere casar son la hermana, pasados turbios e historias nunca contadas!! Hey!!! Son Latinos chico no fue su culpa pues el papa nos es el papa y la mama no es la mama uuuuu. Como en (les passions de l’âme) de Decartes… sino habrían cosas asi la vida esta no tendría color “SASON”, eso es lo que caracteriza nuestra existencia… pero en fin un poco de kinkyness, una cana al aire, pedro navajas, la vaina de Don Andres o una simple historia de amor no le caen mal a nadie por eso gracias ala salsa y a las historias que talvez hasta cierto punto llegaron a ser verdaderas.

Juerza Alvarenga con mano dura y severidad

Chubi

iinnuendo dijo...

.

Alvaro G. Loayza dijo...

Zombre, estoy contigo Pedro Navaja es la neta sin lugar a dudas.

Chubeiro, todos tus apuntes son certerísimos, "María Teresa y Danilo" poseen todo ese espíritu y folklore que otorga a la salsa esa su mitología tan particular, tan culebronesca, por eso pido disculpas por la omisión y celebro tus apuntes como el descubrimiento que para mi hiciste de tan poderoso tema del Grupo Niche. (Que bien dicho eso de "corazón fogoso y sábanas livianas") Por otro lado como tu también apuntas, "María Teresa y Danilo" es una historia middle class, no carente de enjundia y de picardía criolla, pero en las epopeyas mentadas procuraba aunar a tres barrabases, hijos de la calla, vecinos del hampa, una suerte de parias del infra mundo y su particular conquista del mismo, y en el fondo brindar tributo a través de esos tres personajes, a los otros tres personajes que los cantan que son, desde mi precario conocimiento salsero y de mi manera muy poco erudita de ver, los Socrates, Platón y Aristóteles de la salsa moderna.

Un fuerte abrazo a ambos desde La Paz!!!

(Diego Loayza) Oneiros dijo...

Qué hamposo o marginal no hubiera soñado ser inmortalizado en un retrato salsero de esas magnitudes.

El mismo Manu Chao dijo una vez que la canción que le hubiera gustado componer en la vida era Pedro Navajas... lo comprendemos.

Anónimo dijo...

Tu y tu musica, buenos recuerdos...saludos mile

Alvaro G. Loayza dijo...

Hola Mile, la música es algo que va unido de forma indiscernible al recuerdo, no crees? Así perviven los Juanitos Alimaña por todo el orbe.
Saludos!!!!