jueves, marzo 26, 2009

Sobre la fotografía a través de las letras de Susan Sontag

Otrora existieron personajes de la talla de Aristóteles, Leonardo o Leibniz, una suerte de seres enciclopédicos que compendiaban una innumerable cantidad de saberes por no decir todos los saberes de su tiempo. Ese tipo de erudición omniabarcante dejó de ser habitual en nuestros días debido al vasto desarrollo de las ciencias y sus varias ramificaciones, además de la inconmensurable producción de información de toda índole. En la segunda mitad del siglo XX aparece en la palestra intelectual Susan Sontag, que sin afán de compararla con los anteriores, encarna una suerte de personaje parecido a los de antaño en todo lo fue la actividad política y artística de su tiempo, mostrando no sólo una asombrosa erudición en todos los campos de la cultura sino, y esto es lo más elogiable y asombroso, una intelegencia, cabalidad y lucidez de mirada para abordar todas las cuestiones de su interés, que como mencionamos fueron inmensas. La literatura, el cine, la pintura, el arte contemporaneo o la sociología fueron temáticas que trato con profundidad y gusto; la fotografía fue otra de sus pasiones y la abordó de manera fascinante en una serie de ensayos que compendiados llevan en título de "Sobre la fotografía", que si bien no vamos a tratar es la inspiración de éste post, que siguiendo uno de los ensayos en la vena de Walter Benjamin de coleccionar citas, hemos realizado una yuxtaposición de fotografías de diversos fotógrafos citados en las páginas del libro con citas del mismo sobre las nociones, siempre incisivas y elucidadoras, que tiene Susan sobre la fotografía.

Diane Arbus (EEUU, 1923-1971)
"... hay algo depredador en la acción de hacer una foto. Fotografiar personas es violarlas, pues se las ve como jamás se ven a sí mismas, se las conoce como nunca pueden conocerse; transforma a las personas en objetos que pueden ser poseídos simbólicamente. Así como la cámara es una sublimación del arma, fotografiar a alguien es cometer un asesinato sublimado, un asesinato blando, digno de una época triste, atemorizada."
"Lo que es cierto de las fotografías es cierto del mundo visto fotográficamente."
"Al igual que la estructuración mediante citas de una prosa de ficción, una pintura, una película -piénsese en Borges, Kitaj, Godard-, es un ejemplo especializado de gusto surrealista, la práctica cada vez más común de poner fotografías en las paredes de salones y dormitorios, donde antes colgaban reproducciones de pinturas, es un indicio de vasta difusión del gusto surrealista. Pues las propias fotografías satisfacen muchos de los criterios aprobados por el surrealismo, ya que son objetos ubicuos, baratos, anodinos."
August Sander (Alemania, 1876-1964)
"El atractivo de las fotografías, el señorío que ejercen en nosotros, consiste en que al mismo tiempo nos ofrecen una relación experta con el mundo y una aceptación promiscua del mundo."
"El mundo fotografiado entabla con el mundo real la misma relación, esencialmente inexacta, que las fotografías fijas con las películas. La vida no consiste en detalles significativos, iluminados con un destello, fijados para siempre. Las fotografías sí."
"Whitman pensaba que no estaba aboliendo la belleza sino generalizándola. Lo mismo pensaron durante generaciones los fotógrafos estadounidenses más talentosos, en su polémica busca de lo trivial y lo vulgar."
Lisette Model (Austria, 1901-1983)
"Las fotografías son, desde luego, artefactos. Pero su atractivo reside, en un mundo atestado de reliquias fotográficas, en que también parecen tener la categoría de objetos encontrados, rebanadas no premeditadas del mundo. Así, trafican simultáneamente con el prestigio del arte y la magia de lo real. Son nubes de fantasía y cápsulas de información."
"Ésta es una época nostálgica, y las fotografías promueven la nostalgia activamente. La fotografía es un arte eleágico, un arte crepuscular. Casi todo lo que se fotografía, por ese mero hecho, está impregnado de patetismo. Algo feo o grotesco puede ser conmovedor porque la atención del fotógrafo lo ha dignificado. Algo bello puede ser objeto de sentimientos tristes porque ha envejecido o decaído o ya no existe. Todas las fotografías son memento mori. hacer una fotografía es participar de la mortalidad, vulnerabilidad, mutabilidad de otra persona o cosa. Precisamente porque seccionan un momento y lo congelan, todas las fotografías atestiguan la despiadada disolución del tiempo."
"Viajar entre realidades degradadas y encantadoras es parte del impulso mismo de la empresa fotográfica, a menos que el fotógrafo está enclaustrado en una obsesión en extremo privada."
Lewis Hine (EEUU, 1874-1940)
"Las fotografías pueden ser más memorables que las imágenes móviles, pues son fracciones de tiempo nítidas, que no fluyen. La televisión es un caudal de imágenes indiscriminadas, y cada cual anula a la precedente.""El fotógrafo está comprometido, quiéralo o no, en la empresa de volver antigua la realidad . . ."
"El más lógico de los estetas del siglo XIX, Mallarmé, afirmó que en el mundo todo existe para culminar en un libro. Hoy todo existe para culminar en una fotografía."
Berenice Abbott (EEUU, 1898-1991)
"Desde un principio, los fotógrafos no sólo se impusieron la tarea de registrar un mundo en vías de extinción sino que la cumplieron por encargo de quienes la apresuraban."
"Así como la fascinación ejercida por las fotografías es un recordatorio de la muerte, también es una invitación al sentimentalismo. Las fotografías tranforman el pasado en un objeto de tierna reminiscencia, embrollando las distinciones morales y desmantelando los juicios históricos mediante el patetismo generalizado de contemplar tiempos idos."
"Los fotógrafos, operando dentro de los términos de la sensibilidad surrealista, insinúan la vanidad de intentar comprender el mundo y en cambio nos proponen que lo coleccionemos."

8 comentarios:

krispo dijo...

Me encantó este blog, asi que seguire leyendolo. besos*

Alvaro G. Loayza dijo...

Krispo, gracias por tus palabras, estás más que bienvenida y nosotros también estaremos visitando tu blog. Saludos!!!!

(Diego Loayza) Oneiros dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
(Diego Loayza) Oneiros dijo...

Es curioso, como añadidura sociológica, ver cómo para muchos pueblos y culturas, esa tanatología de la foto se hace tan manifiesta que los individuos se sienten ofendidos al ser fotografiados. Algo les es robado. Eso es bien sabido en los Andes, por ejemplo. Sin embargo, lo observé con la Polaroid y ahora con el bombardeo de aparatos digitales, cuando el perpetrador de la imagen puede mostrar la misma a la víctima inmediatamente, se rompe la ofensa. Cuando el ser fotografiado puede ver la fotografía, esa sensación de robo desaparece ¿Por qué? La fotografía analógica, en soporte fílmico ¿no será como un espejo velado? ¿Un espejo de pesadilla que no devuelve la imagen de uno mismo? ¿Un espejo que se traga la imagen? Sería interesante hacer una síntesis entre este artículo y el de Goffman. Aquí estamos ante un complejo juego especular y de imágenes y de símbolos. Un individuo, al proyectar una imagen (a cada instante), espera una respuesta, una confirmación en el otro que (guarda con Lacan) funciona como espejo... ya que, al no poder vernos, ese Otro nos "dice" cómo somos, cómo estamos. La fotografía analógica, como en un rito de magia negra, es un espejo, un otro, que no nos devuelve la imagen y nos deja, por un momento, perdidos ante nosotros mismos y nuestro vacío, soledad, muerte, etc. La tecnología digital (tecnología de la inmediatez) ha devuelto a ese "espejo negro" su rol especular. La fotografía ha cambiado, su rol ha cambiado, su capacidad evocadora ha cambiado, su complejo de proyección-identificación, su misterio, todo, todo ha cambiado, aparte de haberse abaratado los costos.

Saluds

Editorial El Cuervo dijo...

:
Ke lindo post!
Recién puedo pasar y comentar. Tiene razón el diego: el de goffman del frichman y este están en tono, en sintonía.
Ke loco ese descubrimiento sobre la polaroid!!!. Yo, ke soy medio salvajon, tengo foto-fobia por el “teatro” ke se monta entre el fotógrafo y el sujeto fotografiado: ahi ya hay una fisura, una relación asimétrica, un intercambnio simbolico asimétrico, diríamos, no?: observador y observado.
Siempre un placer pasear por estos lares

Alvaro G. Loayza dijo...

Oneiros y Kuervo, realmente es un tema el de la fotografía y me pongo a pensar que hubiera escrito la Sontag si todas esas cuestiones daguerrotípicas le hubiesen surgido hoy y no allá a finales de los 70s cuando el aparato ha mutado en su esencia y su relación con la visión del fotógrafo como la del fotografiado se ha vuelto tanto más promiscua. Saludos y abrazos a ambos!!!

iinnuendo dijo...

Querido Alva hace ya bastantes semanas que quería escribirte y decirte que este post esta the Lux pues sobre la fotografía hay tantas cosas que se podrían decir. Pero las fotos hablan por si solas.
Esa relación del ojo visor, el lente capturador, y los mas importante "el charco estático que el tiempo dejó reflejando historia luego de una tempestad" es sin duda un relación extremadamente intensa.
El reflejo seductor de toda imagen como tu lo mencionas es una invasión del ser una violación de lo personal que por defecto muestra a la persona en su forma mas pura.
Es aqui cuando la unica forma de viajar al pasado se encapsula en segundos.
Pero lo mas rescatable de todo esto es la belleza de la imagen fija… y la inmortalidad del ser o el pobre objeto inanimado que queda plasmado en la lamina de plata.
Saludos mi querido alvarex...

Alvaro G. Loayza dijo...

Chubeiro, que bueno saber de ti y que te haya gustado el post, ya que tu a diferencia mía eres de los que realmente entiendes de láminas de plata, diafragmas, obturadores y sujetos inanimados en plena plasmación. Un fuerte abrazo y me estaré pasando por tu antro fotográfico!!!!